Estas son las diversas historias de mujeres valientes que dejaron su hogar y vinieron a los Estados Unidos simplemente para sobrevivir. Hoy, algunos viven de manera segura en los Estados Unidos, libres del abuso físico, sexual y emocional que sufrieron a manos de sus parejas. Muchos todavía buscan asilo en los Estados Unidos, con la Administración Trump decidida a enviarlos de regreso a sus países de origen, y en peligro. Si desea compartir su historia, hágalo aquí.

Ms. A.B.

Creo que los jueces de inmigración tienen algo en contra de los inmigrantes. Ellos generalizan sobre los inmigrantes y piensan que vienen a trabajar. No entienden que estamos huyendo por nuestras vidas.

lea su historia

Fauziya

Para los que no tenemos otra opción más que huir de nuestros países, el asilo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Y por eso todas las que tenemos la suerte de vivir a salvo debemos seguir luchando por las mujeres que aun anhelan ser libres.

lea su historia

Lupita

En El Salvador, la violencia doméstica se perpetra en gran medida con impunidad, y los recursos para mujeres como Lupita son escasos. Ella dijo, “Si me hubiera quedado en El Salvador estaría muerta.”

lea su historia

Brenda

Ahora que tengo asilo, siento que una puerta se abrió. Tengo muchos planes. Yo tengo un futuro, y tengo muchas metas.

lea su historia

Xiomara

Xiomara vivía con miedo. La pandilla era poderosa y tenía redes que operaban por todo el país. Aun si dejaba a su familia y su aldea, sabía que ellos podrían encontrarla. No había donde esconderse.

lea su historia

Elbia

Como asilada, Elbia pudo solicitar que su hijo se reuniera con ella en Estados Unidos. Se han reunido y ahora viven seguros con el hermano de Elbia en Virginia. Ella y su hijo finalmente están construyendo su nueva vida juntos, libres del miedo y la violencia. Elbia ha comenzado a asistir a la escuela culinaria y aspira a ser chef algún día.

lea su historia